viernes, 31 de marzo de 2017


NOTICIAS DE HUARAL .- Pedro Pablo Nakada Ludeña (38), nació en Huaral en 1974, fanático religioso se proclamaba ‘el Ángel Vengador’, ‘el Apóstol de la Muerte’ o ‘el Limpiador’, decía ser el enviado de Dios, que tenia la misión divina de aniquilar a sus enemigos, por lo que asesino a balazos a sus victimas y con dos disparos en la cabeza , pensaba eran la escoria social, creía que con ello limpiaba las calles de "gentes de mal vivir" como prostitutas, drogadictos y homosexuales, este sujeto es considerado el mayor asesino en serie de la historia  Peruana. 


Pedro Pablo, aparentaba ser un muchacho tranquilo, callado y solitario, solo con verlo nadie habría podido imaginar que se trataba de un asesino, seleccionaba a sus víctimas de acuerdo con un perfil que estaba en su mente, según  propia confesión a la policía, contó pasajes escalofriantes de algunos de sus crímenes y dijo” que había actuado por órdenes de Dios. “sólo trato de purificar la tierra de prostitutas, drogadictos, homosexuales y asaltantes”, expresó al empezar su confesión al principio la policía le mostró los expedientes de ocho asesinatos, sin embargo la respuesta del homicida fue más que sorprendente dijo: “ustedes están equivocados, yo maté a 25 personas”en Huaral, Chancay y Sayan  la policía lo atribuye 16 asesinatos

El Angel de la Muerte, antes de perpetrar un ajusticiamiento de sus victimas, colocaba un silenciador de jebe en la punta del arma para que nadie oyera el disparo, si alguna persona escuchaba o presenciaba el crimen, no le quedaba otra opción que asesinar  al testigo” el asesinato de Teresa Cotrina Abad (50), “la encontré fumando droga, pase por su lado y me pregunte  “esta señora por las puras vive y  le disparé dos balazos en la cabeza”, reza parte de su manifestación. “El Apóstol’ averiguaba la ubicación de fumaderos y prostíbulos, acudía a dichos lugares y mataba a los “pecadores’.

Otros de los crímenes  “yo maté a los profesores Nazario Tamariz Pérez (24) y Didier Zapata Dulanto (26),ellos caminaban por el borde de un canal de regadío agarrados de la mano, se hacían cariños como una pareja de enamorados y como yo soy el ‘purificador de la tierra’ no quedó otra opción que asesinarlos, porque los homosexuales solo hacen daño a la sociedad”, dijo, mientras se balansiaba  sentado sobre la silla, ambos fueron victimados el 18 de diciembre en la ladrillera Aparicio en esta ciudad, con dos  tiro en el cráneo cada uno, de acuerdo a su desgarrador testimonio, uno de los profesores le habría pedido  entre llanto y de rodillas, que no lo matara, pero lo ultimó con ensañamiento,según la policía.



Mataba  a las personas para que no sigan sufriendo” como ejemplo, a los alcohólicos Agustín Andrés Maguiña Oropeza (55) y Luís Melgarejo Sáenz (35)), los investigué por más de un mes y cuando me enteré donde  se refugiaban para fumar, prepare mi arma de dos disparos en cabeza  descansaran en la paz de Dios”,  A los bebedores de licor, las victimas despavoridos trataron  de huir de la muerte. “Los maté por inútiles”, confesó este crimen fue perpetrado en el campo deportivo Los Naturales, ubicado en la lotizadora San Carlos en esta ciudad.

También ultimo al homosexual Wilmer Muñoz Villanueva (42), el sujeto soltó en llanto. “odio a los maricones, cuando yo era niño, mis hermanos mayores  me violaron porque creían que yo había matado a una perra que teníamos  que estaba preñada y lo juro que  jamás hice nada al animal”, dijo entre llantos y nervioso “me constituí a la peluquería Guisella, me había enterado de que el cosmetólogo que trabajaba allí era homosexual, tenía sida y se prostituía, le pedí que me diera un servicio (sexual) cuando se bajó el pantalón, le disparé tres balazos  en la nuca”.

Asimismo, contó entre lágrimas, que no logró superar la muerte de su padre biológico, quien siempre lo defendía de las burlas de sus hermanas y amigos, porque él era un niño sumiso que no hablaba con nadie, al preguntarle  la policía, porqué llevaba un apellido de descendencia japonesa; él aseguró que su verdadero nombre era Pedro Pablo Mesías Ludeña “Cuando fui adoptado me cambiaron de apellido” señaló” que a fines del 2003 cambio  su apellido paterno por el de Nakada y se hizo adoptar como  ciudadano japonés, pagando la suma 800 soles, su sueño era viajar al Japón por  las facilidades que se le  otorgaba a los descendientes de nipones.

El último de sus crímenes, según confesó con sangre fría, lo consumó un día antes de su captura, esto ocurrió en la Urbanización Grau, como lo hizo con todas sus víctimas, atacó a traición al joven, Nicolás Purizaca Gamboa (36). , a quien le  disparo dos tiros en la cabeza, Nakada Ludeña dijo haberlo asesinado porque era un drogadicto, el asesino fue detenido el 28 de diciembre del 2006 en Huaral justo a tiempo de evitar una masacre, el acusado confesó que la noche de fin de año pensaba tirar una granada de guerra  a la discoteca "La Parranda” ubicado en la sexta cuadra de la av. Julio C. Tello- Huaral.



Personal especializado de la policía Nacional, lo buscaba intensamente  al asesino  que había matado a cinco personas, entre el 18 y el 27 de diciembre del 2006, con  dos disparos de arma de fuego en la cabeza, tipo ejecución y con la misma modalidad de asesinar sus victimas, testigos dieron la pista y la policía llegó hasta el taller automotriz ubicado en la Mza, D, lote 1 de la urbanización La Huaquilla, zona residencial de Huaral, donde trabajaba de mecánico Pedro Pablo Nakada Ludeña, al verse rodeado por decenas de efectivos de la policía se enfrento con disparos de su  arma de fuego  una   pistola de 9 mm., marca Bryco que utilizó  para sus crímenes en el enfrentamiento hirió a un agente y puso una tenaz resistencia y lograron detenerlo, al igual a un compañero de trabajo, Martín Cristian García, que declaró que no tenía nada que ver con los asesinatos, durante el registro  al cuarto que ocupaba el asesino, la policía halló sandalias con perforaciones, cuyo jebe era utilizado como silenciador.

La Dirincri de Lima denominó la captura del asesino en serie como 'Operación Mesías' a las diligencias que desarrollaron en Huaral desde el 21 hasta el 27 de diciembre del 2006 para capturar al criminal.

La primera noche que pasó en la pequeña celda del penal de Carquin en Huarua trató de suicidarse golpeadose la cabeza contra la pared, la policía seguía con las investigaciones y las confesiones del asesino, manifestó "escuchaba  la voz de mis padres  que me decían  mate a toda la gente corrupta, homosexuales, rateros, alcohólicos y maricones", dijo el criminal, pero como ya no  cumplí con la misión de Dios me capturaron, ahora sigo escuchando esa voz que me dice que me mate".

Pedro Nakada, fue hallado responsable del delito de homicidio calificado en agravio de Agustín Andrés Maguiña Oropeza, Luís Melgarejo Sáenz, Carlos Edilberto Merino Aguilar, María Verónica Tolentino Pajuelo (15), Luís Enrique Morán Cervantes, Pedro Omar Carrera Carrera, Enoch Eliseo Félix Zorrilla, Hugo Vílchez Palomino, Widmar Jesús Muñoz Villanueva, Nell Cajaleón Pajuelo y otras victimas, él miércoles pasado fue sentenciado a 35 años de carcel por los magistrados  del Juzgado Penal Colegiado de Huaura presidido  por la Dra. Rosa Luz Gómez Dávila.Dr.Felix Balta Olarte y el Dr. Bolaños, y saldría en libertada a los 73 años, su abogado apelo la Sentencia.


Reacciones:

0 comentarios:

Prensa Nacional

Noticias de Huaral

Noticias de Huaral

Búsqueda de Personas



Populares